header bologna your destination es

Tres destinos especiales para descubrir Bolonia en otoño con un toque de romanticismo

bologna in autunno con romanticismo hotel maggiore bolognaEn otoño, Bolonia es mágica: las nubes corren veloces a través de la llanura y también regalan a los amantes de la fotografía luces para ser inmortalizadas, entre los techos de barro cocido y las húmedas paredes de las pequeñas callejuelas del barrio judío.
Famosa por los colores cálidos de barro cocido de sus calles más antiguas, Bolonia en otoño ambiciona a un encanto aún mayor, gracias a los vapores de las ligeras nieblas que parecen envolver la atmósfera en un manto antiguo.
El Hotel Maggiore Bologna, no muy lejos del centro, es un punto de partida ideal para descubrir la ciudad.
A menos de dos kilómetros del hotel, comienza, a la altura del  Arco del Meloncello, el espléndido Pórtico de San Luca.
Construido por la ciudad de Bolonia durante los años 1600, el pórtico da la bienvenida a muchos peregrinos dirigidos a la cima del Colle della Guardia, donde se conserva la imagen de la Virgen con el Niño, que la tradición dice que fue pintado el evangelista en persona.
En otoño, el pórtico más largo de Bolonia es un marco sugestivo a través del cual admirar, al acercarse a la cima, el hermoso paisaje de la ciudad. Todos los días es atravesado por devotos en peregrinación en busca de protección, atletas que se mantienen en forma con el largo paseo en algunos trechos muy inclinados y artistas callejeros que pintan espléndidos escorzos sentados en pequeñas y precarias banquetas.
Por otra parte, para disfrutar del paisaje, si no se temen las elevadas alturas, vale la pena llegar hasta la terraza panorámica de San Petronio, a la torre degli Asinelli o al campanario de la Catedral de San Pedro: desde lo alto, las pequeñas calles escrutadas, tal vez a la puesta de sol, parecen pequeñas incrustaciones de un precioso encaje rosado. Las primeras luces natalicias  y las temblorosas luces de los muchos dehors del Cuadrilátero de Bolonia parecen susurrar romanticismo, incluso para los oídos de los más impasibles.
Para salir de los esquemas habituales y explorar las murallas de la ciudad, Bolonia ofrece un destino fascinante para los amantes del arte y de la naturaleza: Ca la Ghironda.
El espléndido espacio museístico, a diez minutos en coche del Hotel Maggiore Bologna, recibe a los visitantes en un inesperado parque artístico de 10 hectáreas, poblado por 210 esculturas monumentales de grandes artistas contemporáneos desde Manzù a Zorio, a Messina y a Minguzzi.
Allí, en las laderas de las colinas, entre las 150 especies de plantas, en este singular teatro de arte, antes de que el invierno cierre sus puertas a estos cálidos días de otoño, Bolonia cuenta su historia reciente, menos conocida, pero no menos fascinante.

  • Kid Pass
  • Hotel Maggiore è Bologna
  • Albergabici
  • DogTourist
  • Pet Friendly
  • Homo Mobilis by Repower

LOCALIZACIÓN